Diariamente, en todo el mundo, se envían 306.000 millones de emails. Se prevé que esta cifra aumente a más de 347.000 millones para el año 2023, según datos de Statista. Impresionante ¿verdad?

La cifra se vuelve aún más relevante cuando concluimos que cada uno de nosotros recibe una media de 110 emails al día. No todos ellos consiguen atraer nuestro interés y una parte importante aterriza directamente en nuestra papelera de spam.

Centrémonos en nuestra comunicación comercial, la que obviamente procede de empresas con las que estamos vinculados en mayor o menor medida y que aterrizan a diario en nuestro buzón. ¿Cuántos de ellos abrimos? ¿Cómo seleccionamos lo que nos interesa? ¿Qué peso tiene el “asunto” del email en nuestra decisión?

La respuesta es MUCHO, el asunto del email, junto con otros factores como, por ejemplo, la frecuencia con la que una empresa nos manda sus novedades o nuestra experiencia previa con la misma, actúa como detonante para despertar nuestra curiosidad y que nos decidamos a abrirlo y examinar su contenido.

Plataformas avanzadas como la de nuestro partner Sales Manago han incorporado Inteligencia Artificial para el análisis de la calidad de los "asuntos" o subjects, para que el cliente lo pueda tener en cuenta, antes de enviar sus campañas.

Captura de pantalla 2020-04-21 a las 13.55.54[3646]

En este post te desvelamos las 7 claves para conseguir interesar a nuestros destinatarios y que nuestro email reciba toda la atención que se merece. ¡Toma nota!

1- Evita el filtro de Spam

Existen muchos motivos por los que un email puede acabar en la carpeta de Spam y uno de ellos es el asunto. En general, un asunto excesivamente llamativo puede activar las alarmas y que acabe siendo clasificado como Spam.

Ejemplos de malas prácticas a evitar son: escribir el asunto en mayúsculas, utilizar efusivamente signos de exclamación o interrogación, repetición de palabras (por ejemplo, premio, premio, premio…) o la utilización de palabras clave como pueden ser gratis, oferta, sexo, pérdida de peso, etc. En este artículo encontrarás una lista completa en inglés de los términos que debes evitar, elaborada por nuestro partner Hubspot.

2- Personaliza tu asunto

Los emails personalizados se han convertido en parte de nuestro día a día. Indican que conocemos a nuestro receptor y que la información que hemos preparado es específica para él. Según datos de Experian personalizar el asunto de un email mejora la tasa de apertura en un 26%. Un porcentaje nada desdeñable cuando competimos desesperadamente por la atención de nuestros destinatarios.

Si has hecho los deberes correctamente tu base de datos contará con el nombre propio del destinatario que puedes utilizar en las personalizaciones de una manera muy sencilla, como en el ejemplo:

Email TacoBell

La personalización puede y debe ir más allá del nombre. Por ejemplo, puedes segmentar tu lista en diferentes grupos demográficos y mandar emails personalizados a cada grupo con un “asunto” diferente. Las campañas segmentadas funcionan mucho mejor que las que no lo están ya que involucran al receptor. Existen muchos modos de segmentar nuestra lista. El tipo de segmentación que escojamos estará en función del tipo de mensaje que queramos comunicar. Imagínate que queremos comunicar una oferta específica en una de nuestras tiendas. Segmentaremos por área geográfica para conseguir el mayor impacto posible entre las personas que se pueden beneficiar de la oferta.

Hay muchas maneras de segmentar, (grupos de edad, intereses, ubicación, etc). Tu capacidad de segmentar depende de la cantidad de información que hayas sido capaz de recoger de tus destinatarios. Por eso es tan importante la recogida de datos a través de formularios bien estructurados.

3- Olvídate de clickbait y de hacer promesas falsas.

El asunto del email debe coincidir plenamente con el contenido del mismo. Realizar falsas promesas para generar una mayor tasa de aperturas es una mala práctica y no tiene sentido. Conseguirás decepcionar a tu potencial cliente y esto repercutirá negativamente en la percepción que tiene de tu empresa y de tus productos y servicios. A medio y largo plazo esta táctica resultará contraproducente ya que tus destinatarios habituales reconocerán tus emails como engañosos y dejarán de abrirlos.

4- Utiliza emojis ❤️😀

La utilización de emojis está cada vez más extendida en los asuntos de los emails comerciales. Usar emojis en el asunto tiene las siguientes ventajas:

  • Decimos más con menos caracteres
  • Conecta emocionalmente con la audiencia
  •  Aumenta las tasas de apertura

Los emojis son un recurso potente que debes usar con precaución. Como cualquier recurso estilístico, el exceso provoca que pierda efecto. Te recomendamos que uses uno o dos. En casos muy especiales un máximo de tres y que los elijas cuidadosamente.

Puedes conseguir emojis de todo tipo en emojipedia.org Recuerda que debes hacer la búsqueda en inglés.
Otra cosa que debes considerar antes de usarlos es si va con tu marca y/o qué tipo de emojis aportan a tu imagen de marca y cuáles no.

5- Di algo interesante

Evita frases hechas. Es una buena estrategia no mencionar directamente la venta en el asunto del email o caerás en un email rutinario y predecible como tantos otros. Sé creativo, empieza a contar una historia, crea algo de misterio, haz un juego de palabras, crea algo divertido o recoge un dato interesante. Puedes hacer test A/B para saber qué asunto tiene más éxito con tus destinatarios antes de lanzar una campaña de email marketing.

6- Optimiza tu preview

En general el asunto del email es algo a lo que dedicamos mucho tiempo, sin embargo, la mayoría olvidamos lo importante que es el “preview”.

El preview de algunos proveedores de email nos proporciona un espacio extra donde podemos introducir mensajes que serán leídos antes de la apertura del email. No es aconsejable que se repita el asunto del email en la primera línea para que aparezca en el preview, así solo conseguimos desperdiciar un espacio muy valioso para comunicarnos con nuestro potencial cliente antes de que haya abierto el mail.

Captura de pantalla 2020-04-21 a las 13.59.47

7- No te pases con el número de caracteres

Aunque no hay un número exacto de caracteres que hagan que tu email sea un éxito es aconsejable que sea corto. Cada palabra tiene su valor y debe estar ahí por un motivo. Como regla general, un asunto de entre 30 – 35 caracteres se mostrará íntegro a su receptor trasladándole el mensaje completo que queremos transmitir.


Ahora que ya tienes claro cómo conseguir que tus destinatarios abran tus emails y reciban esa información que has preparado con tanto mimo, te aconsejamos que te descargues nuestra Guía “No podrás evitar hacerme click” para hacer “Call To action” (CTAs) o llamadas a la acción, perfectos.

CÓMO CREAR CTAs ATRACTIVOS

 

9 September, 2020   Rumpelstinski   Publicado en: email marketing, inbound marketing