El artista plástico neoyorquino, Ryan MacGuiness inició en los albores del nuevo siglo una firma dedicada al diseño, EGO. Con un manifiesto pragmático, entendía el diseño como un acercamiento honesto, capaz de resolver las cosas. Su trabajo reflexivo entraba en oposición al estilo imperante, exagerado, vacío y artificioso.

En su libro, “EGO, la diferencia entre contar y vender”, MacGuiness hace un repaso de sus trabajos de diseño, centrado en una perspectiva del proceso, del cómo y porqué un diseño llega a ser lo que es.

La realidad es que indagando muchas de las marcas que figuran en el libro, nos encontramos con que algunas han desaparecido o han acometido rediseños del logo inicial. El libro fue editado en 2003 y sin duda ha llovido desde entonces.

Pero lo que hoy queremos remarcar es el hecho de que el buen hacer en diseño, esa metodología que hace que un logo sea reseñable, sorprendente y que se quede clavado en tu ojo y en tu cerebro…eso no es algo que pase de moda.

Veamos un ejemplo del libro:

Marca: Duffs

Objetivo: Rediseñar la marca de un fabricante, líder internacional, de zapatos y moda para skate.

Proceso: Una D abstracta supuso el punto de partida en la búsqueda de una forma que comunicara movimiento hacia delante.

Se puso especial énfasis en esta forma, llegando incluso a dejarla sola, sin reforzar con el nombre “Duffs”.

Se probaron muchas variaciones de esta marca simbólica basada en la letra “D” en solitario y combinada con tipografías personalizadas con diferentes tratamientos para reproducir en diferentes medios y soportes.

Muchas de esas formas demostraron ser demasiado estáticas y fallaron en la necesidad de expresar movimiento hacia delante.

Fue necesario abrir las formas y espaciar las letras para prevenir que la mancha fuera legible en formatos pequeños.

Solución: Una marca gráfica propia, fuerte y con un único tratamiento tipográfico, que puede ser usado junto o por separado. Una “D” con forma rebanada que sugiere movimiento y recuerda a la punta de una flecha hacia delante.

Actualmente, DUFFS sigue siendo una marca de referencia en el mundo del skate. La marca original creada por EGO ha evolucionado, pero la estructura básica que hemos visto sigue presente. Una tipografía propia, consistente, legible y con peso. Y una forma que ahora asemeja más a una cabeza de flecha que la anterior y que, tal como fue concebida, puede utilizarse sola o con la tipografía.

Lo cual demuestra que aunque lavemos la cara al logo, el trabajo esencial que aporta valor, la estructura conceptual que sostiene lo visual, no pasa de moda.

En cuanto a Ryan MacGuiness, nos ha costado encontrar información relevante sobre su trabajo de diseño. Pero como artista plástico es realmente inspirador y te recomendamos echar un buen vistazo a su web donde además de sus instalaciones gráficas y locuras diversas puedes encontrar el proyecto 50parties, un ciclo de fiestas en el estudio del artista durante 50 semanas, que recupera el espíritu New York más auténtico.

8 June, 2017   Rumpelstinski   Publicado en: Insider